Comparte

por César Cossío – 27 de agosto de 2015

Hace unos días habíamos platicado de cuáles eran los países más sostenibles del mundo según el ranking de RobecoSam. La gestión adecuada de un gobierno, la participación activa de la sociedad y el uso adecuado de los recursos y el desarrollo comunitario forman parte integral para llegar a esta meta.

Es por eso que el bienestar para tener ciudades sostenibles forma parte de los Objetivos del Desarrollo Sostenible de la ONU para el 2030, y si bien el trabajo y la formalización absoluta de estos objetivos será en septiembre, sí hay un enfoque muy particular en este tema, principalmente en zonas emergentes.

Para esto el BID ha elaborado una lista de 10 prioridades con los cuáles se establecerán los parámetros a mejorar en este tema:

  1. Proveer acceso una vivienda adecuada, segura y alcanzable así como a servicios básicos y mejoramiento de tugurios.
  2. Proveer acceso para todos a un transporte seguro, alcanzable, accesible y sostenible.
  3. Mejorar la planificación urbana a través de procesos participativos.
  4. Fortalecimiento de los esfuerzos para proteger y salvaguardar el patrimonio cultural y natural.
  5. Reducir significativamente el número de muertes, personas afectadas y pérdidas económicas directas en relación con el producto interno bruto global causadas por los desastres naturales.
  6. Reducir el impacto ambiental per cápita de las ciudades, incluso prestando especial atención a la calidad del aire y la gestión de residuos
  7. Proveer acceso universal a espacios seguros, verdes y públicos, en particular para a las personas más vulnerables.
  8. Apoyar sinergias económicas, sociales y ambientales entre las zonas urbanas, peri-urbanas y rurales mediante el fortalecimiento de la planificación nacional y regional de desarrollo.
  9. Aumentar el número de ciudades que adoptan políticas y planes integrados que fomenten la inclusión, la eficiencia en el uso de los recursos, así como acciones de mitigación y la adaptación al cambio climático.
  10. Apoyar a los países menos desarrollados, a través de asistencia técnica y financiera, en la construcción de edificios resilientes y sostenibles usando materiales locales.

Y es que como ya hemos hablado en varias ocasiones, las incorporaciones de elementos a la sociedad, en este caso a las ciudades, de cuestiones como el uso de la bicicleta, economía nocturna, adecuación de instalaciones para personas con discapacidad, son factores que al final llevan a un mayor bienestar social.

A estos puntos quizás nosotros lo único que le agregaríamos serían los elementos de planificación de la participación ciudadana para cuestiones de desarrollo social.

¿Agregarías algo más #changer? Queremos escucharte.

 

 

Comparte:

Hacer Comentario