Comparte

Por César Cossío – 20 de abril de 2015

Recientemente tuvimos la oportunidad de platicar en un programa de radio con motivo del evento del Niñotón de la asociación civil Arumex, chequen su página de Facebook estos mexican@s están haciendo cosas que están logrando hacer grandes cambios en la sociedad, y tanto Alfonso como yo nos pusimos a pensar en los niñ@s y cómo es que sus actitudes, que muchas veces pueden ser latosas o fastidiosas, son en verdad lecciones valiosas para los grandes.

Muchas veces hemos oído la frase “no hay que olvidar ser niños” e incluso Enrique Bunbury lo pone en una de sus letras en la canción De Mayor: 

“De pequeño me enseñaron a querer ser mayor, de mayor quiero aprender a ser pequeño

Y la verdad que es un elemento muy cierto en nuestro día a día, la curiosidad, perspicacia, intriga, asombro son elementos que vamos perdiendo conforme vamos creciendo, y que son actitudes esenciales y maravillosos en los más pequeños. Todas ellas cualidades que pueden elevar nuestro nivel de competencia en el mundo laboral.

Es por eso que hicimos esta pequeña lista, para ti emprendedor, trabajador, estudiante, empresario, para que vayas viendo como es que los niñ@s constantemente nos están dando lecciones para ser mejores y nosotros, muchas veces, no las vemos.

  1. Sin miedo a tomar riesgos

Un niño no tiene miedo a tomar riesgos porque no tiene miedo a equivocarse, por supuesto que aprende y si se quema una vez quizás no lo vuelva a hacer, pero el hecho de ser atrevido y meterte en el mundo de lo desconocido puede ser algo bueno. Emprendedor, si quieres meterte a este mundo, debes saber que éste es un tema clave.

  1. Les gustan los retos

A poco de chiquito no te emocionaba cuando te invitaban a jugar tasos, fútbol, videojuegos o alguna otra cosa, y a poco no sentías una gran pasión por ganar y hacías lo máximo por hacerlo, y ¿por qué parece que perdimos esta inercia? En el mundo de los “grandes” la competencia es parte del día a día, y con todas las de la ley y siendo correctos, tenemos que demostrar que somos mejores.

  1. Son inquietos o el hábito de siempre estarse moviendo 

Quizás ésta sea una de las cosas que más nos molestan de hechos, el hecho de que no pueden estar tranquilos, y ¿saben qué? ¡QUE BUENO! El ser inquietos es una gran virtud, y que de grande a la hora que estemos buscando clientes, fuentes, alianzas, o simplemente queramos mejorar en nuestros hábitos, el producto que estamos desarrollando o el servicio que ofrecemos puede llevarnos de ser alguien regular a ser alguien excelente. Al final lo que el cliente quiere es una experiencia inolvidable.

  1. Son creativos, y por lo tanto ven la vida como un juego

Sobra decir la cantidad de historias que un niñ@ puede hacer cuando tiene un juguete, ya sea una muñeca o una figura de acción…la capacidad de crear viene innato en cada individuo, entonces, ¿qué pasa?¿Por qué ahora nos resulta tan difícil ser creativos? Una sencilla razón es el temor a estar equivocados, y no nos atrevemos y otra es que constantemente nos vamos centrando nada más en lo convencional y dejamos de imaginar lo extraordinario. El niñ@ es un artista, es un escritor, y mil profesiones más, quizás sea momento de regresar a ver como éramos así.

 

Estas son solo algunas de las actitudes que los niño@ tienen cuando son pequeños, estamos convencidos que para los emprendedores debe haber muchísimas más, ¿quieres compartirnos alguna otra? ¿O sigues teniendo miedo a equivocarte?

 

 

 

 

Comparte:

Hacer Comentario