Comparte

Por Daniela Viteri, Felipe Symmes – 6 de julio 2016 

Es simple distinguir a una empresa de una fundación o de una ONG. Las empresas se enfocan en obtener utilidades económicas a través de su participación en actividades de mercado mientras que las fundaciones u ONGs se enfocan en general a entregar productos y servicios que mejoran el bienestar social de sus beneficiarios .

En cambio el emprendimiento social es más difícil de determinar con precisión al ser un híbrido entre las dos. Entendemos el término “emprendimiento social” como los proyectos, iniciativas u organizaciones que producen un impacto positivo en la sociedad a través de los productos y servicios que entregan. Esta definición nos muestra que  las prácticas de emprendimiento social se pueden dar en cualquier modelo organizacional o forma legal. Por ejemplo, se puede dar en una fundación, una cooperativa, una ONG, una empresa privada con responsabilidad social corporativa, o una empresa enfocada en negocios inclusivos.

Tal como muestra nuestro Reporte de Emprendedores a ser publicado en Septiembre 2016, lo que distingue a los emprendimientos sociales de empresas y ONGs es que integran algunas, y a veces múltiples, de las siguientes prácticas e innovaciones en su trabajo:

  1. Usan herramientas de negocio:

El emprendimiento social utiliza conceptos, instrumentos, técnicas y prácticas de negocio para lograr más eficiente y eficazmente sus objetivos económicos, sociales y ambientales fijados en sus estrategias.

  1. Crean innovación específica para cada contexto

Desde la creación hasta la implementación del emprendimiento, se establecen ideas innovadoras y de valor agregado, que combinan ideas o tecnologías y producen efectos positivos, y a veces transformadores dentro de un contexto específico.

  1. Generan impacto positivo para el progreso social

Promueven y desarrollan organizaciones y proyectos que producen mejoras sociales, ambientales, institucionales y productivas en la sociedad.

  1. Buscan el impacto colectivo y sistémico:

Colaboran y coordinan con actores privados, públicos y de la sociedad civil, con el fin de lograr cambios de gran escala, más que actuar de manera aislada.

En las matemáticas, no importa el área de estudio (geometría, trigonometría, algebra, cálculo), en todas se practica la suma y la resta. De igual manera, no importa la organización  en la que se trabaja (ONG, empresa, fundación, etc.). En cualquiera de ellas se pueden aplicar prácticas de emprendimiento social.

Facebook: /laideaVIVA

 

Comparte:

Hacer Comentario