Comparte

Por Alfonso Ricardi – 19 de enero 2016

Estamos llegando a una situación insostenible. Si bien sabíamos que el 1 por ciento de la población mundial tiene mucha más riqueza que el 99 por ciento, lo que se vuelve increíble es que la brecha se esté incrementando.

Según el más reciente reporte de Oxfam, “Una economía al servicio del 1%”, la riqueza de las 62 personas más ricas se ha incrementado un 44% en apenas cinco años, mientras que la mitad más pobre del mundo ha visto su riqueza disminuir en un billón dólares en el mismo periodo de tiempo.

Del mismo modo, el 10 por ciento más pobre de la población mundial (lo que llamaríamos base de la pirámide) solo ha visto aumentado su ingreso anual poco menos de tres dólares al año en casi 25 años.

Crédito de imagen: Oxfam

Ante tal situación Oxfam se encarga de analizar las razones por las cuales se ha llegado a la situación, pero también da algunas soluciones para poder hacerle frente. En este caso presentamos las soluciones que Oxfam México propone para frenar la desigualdad extrema desde la óptica del Estado:

Se deben promover mejores políticas salariales

Fomentar los salarios dignos, es decir, salarios que permitan a las personas mejorar su capacidad de compra y su nivel de vida. De acuerdo a Oxfam México, esto fortalecería después del mercado interno.

Un gobierno abierto, transparencia y rendición de cuentas

Uno de los factores que fomentan la desigualdad es, a nivel político, los conflictos de interés y la falta de transparencia a la hora de asignar recursos. Para esto se propone hacer públicas las declaraciones patrimoniales en los tres niveles de gobierno: ejecutivo, legislativo y federal. 

Ya tenemos una iniciativa en México para esto, TresDeTres, la cual pide a funcionarios y políticos que realizen sus declaraciones patrimoniales, de intereses y fiscales. Según el sitio, ningún funcionario federal a realizado las tres declaraciones por lo que si queremos y creemos en el gobierno abierto, hay que apoyar la iniciativa y presionar a la clase política.

Gasto con sentido

La cuestión es ser más inteligentes en el gasto. Si se va a gastar en educación, salud, servicios básicos, hay que tener la certeza del retorno social. Olvidarse del asistencialismo, utilizar la innovación social y mecanismos de financiamiento como los bonos de impacto social para ser más focalizados en el gasto.

Que pague quien más tiene

Para Oxfam se debe tener una política fisical más progresiva, es decir, incentivar una política que considere situaciones y necesidades, que sea justa y equitativa. No se trata de cobrar lo mismo a todos, pero tampoco de no cobrar, es cobrar lo justo, y con lo que se recaude hacer inversiones inteligentes y transparentes. Que los contribuyentes vean que sus impuestos funcionan. 

Crear un auténtico Estado Social

“Han pasado más de 20 años de programas, estrategías sociales pero la tasa de pobreza es la misma . En lugar de continuar con múltiples programas asistencialistas que sólo buscan mitigar la profundidad y extensión de la pobreza, debemos enfocarnos en una política social basada en los derechos: a la alimentación, a la educación, a la salud, etc.”, expone la propuesta de Oxfam México.

¿Qué opinas? ¿Qué propondrías para frenar la desigualdad extrema?

Si te interesa ayudar a la causa puedes firmar aquí.

 

Comparte:

Hacer Comentario