Comparte

Por Alfonso Ricardi – 23 de marzo 2015 

Argumentar es una habilidad básica, sirve en todo momento, especialmente dentro del trabajo, y te ayuda a obtener muchas cosas que queremos o simplemente a demostrar nuestro conocimiento. Sin embargo, muchas veces la emoción te puede ganar y pierdes los estribos, y por ende el argumento también. 

Para evitar esto, aquí van 5 tácticas, científicamente probadas, del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), para ganar argumentos en el trabajo y en la vida. 

1. No trates de “ganar” el argumento

Atacar solo por atacar las ideas contrarias a las tuyas llevará a la otra parte a asumir el mismo modo de ataque o a darte el “avionazo”. 

Por eso se recomienda empear la “argumentación extrema”, la cual significa tomar los puntos de vista de la contraparte y llevarlos a que encuentren la conclusión lógica (y a veces alocada). Esto te servirá para que la otra parte se dé cuenta de que hay algo absurdo en su lógica o te sirva a ti para conocer el objetivo o su manera de pensar a fondo, para poder diseñar una estrategia de convencimiento. 

2. Olvida el por qué y pregunta cómo 

Dentro de la publicación del WEF, se cita un estudio de la Universidad de Colorado en donde se juntaron a personas con tendencias extremas de política y se les separaron en dos grupos: unos tenían que explicar por qué sus opiniones eran correctas y otros cómo sus ideales podían convertirse en políticas. 

Después del estudio se descubrió que aquellos que se les preguntó por qué fueron muy confiados en su hablar, su identidad política y en expresar las razones de por qué están en lo correcto. Por otro lado, a los que se les hizo la pregunta de cómo, mostraron una orientación política mucho más suave a la que usualmente están orientados. 

3. Dale seguimiento 

Seguro te pasa que se te ocurre la respuesta a tu argumento días después de que este finalizó. ¿Sabes qué? Esto no está mal, no te quedes con esa respuesta en tu cabeza, dila, reaviva el argumento. 

Puede que sucedan 3 cosas: te vuelvan a dar la contra y ganar el argumento, te den la razón y no te contesten. Esto es lo que le sucedía a Ed Catmull, cofundador de Pixar, cada vez que argumentaba con Steve Jobs. 

4. Utiliza gráficas 

De acuerdo a un estudio de la Universidad de Cornell, se demostró que la gente confía en los científicos. Por ende si empiezas a utilizar herramientas que te hagan ver como un hombre de ciencia, de exactitud, te hará más confiable y te dará mayor peso en un argumento. 

5. Demuestra que las personas coinciden con tu punto de vista 

La presión social es un arma muy poderosa, especialmente en los argumentos. Cuando demuestras que otras personas creen que lo que tu dices o en lo que piensas es correcto, la influencia hará que la contraparte empieze a dudar de su punto. 

Asumimos que lo que los otros están haciendo es lo correcto. Por ejemplo, muchas personas compran cierta marca de café, entonces esto significa que esta marca es buena. 

 

¿Qué tácticas tienes tú para poder ganar un argumento? 

 

Comparte:

Hacer Comentario