Comparte

por César Cossío – 2 de agosto 2018

Sé que por el título parecería una publicación, cómo de las muchas que hay en internet, que hablan sobre porqué debes emprender, los beneficios, control de tu tiempo, hacer lo que te gusta y bla bla bla. Y…pues sí, en parte hablaré un poco de eso, pero más que nada quiero hablar sobre un aspecto que a veces no se contempla tanto a la hora de emprender…acerca de fluir.

Para esto les platico un poco sobre nosotros. Simplechange nació hace unos años, finales del 2014 en redes sociales, como un experimento más o menos definido con la creación de un medio que a través de su contenido, pudiera causar un impacto. Fue a través de muchas iteraciones que decidimos, después de uno meses, concentrarnos en tema de innovación e impacto social.

Algo que digo y que sin duda creo que es lo que más disfruto de simplechange es la capacidad de ser creativo. Él llenarte de ideas, explorarlas, desecharlas, desarrollarlas, fracasar en ellas, pero, sobre todo, que siguen, siguen y siguen. Junto con mi compadre Sam hemos establecido una química no formal sobre como es este proceso, tanto para crear ideas, moldear y desarrollar.

Este espacio de creación usualmente se da mejor cuando estamos juntos o ahora, con nuestra nueva integrante de la empresa, Mimi, se multiplica al poder tener un nuevo punto de vista y otra personalidad diferente a la de nosotros. Conforme se ha multiplicado el equipo, y ante la variedad de opiniones y personalidades, veo que la creatividad de la empresa se refuerza, se extiende y empieza a mejorar.

La razón por la que me gusta tanto tiene que ver un poco en cómo me siento yo a la hora de ser creativos. Desde chico mi papá me decía, cuando jugaba tenis, que a veces uno se perdía jugando o realizando una actividad, que parecía que el tiempo no pasaba, uno no se cansaba, pero, sobre todo, hacía la actividad lo mejor que podía, él le llamaba entrar en la zona.

Con el tiempo he experimentado esto no solo en el tenis, sino en muchas otras facetas. En mi breve etapa como cineasta, jugando otros deportes, principalmente tocando música con mi banda Revolver Magnolia y a través de la historia de simplechange,  

Resulta que este estado tiene un nombre más científico, el “flujo” o flow en inglés. Este concepto estudiado y puesto en palabras por el psicólogo Mihály Csikszentmihályi, habla acerca de estar totalmente inmerso en la actividad que uno ejecuta, ese estar en la zona. No se clasifica tanto como un impulso de adrenalina, sino más como un estado total de concentración.

Webp.net-compress-image (10)

Pregunta de todos los días

Es a través de esto último que cada día que pasa me enamoro más y más de emprender y todo lo que ello conlleva. Afortunadamente, en el ecosistema cada vez hablamos más sobre los puntos no tan luminosos a la hora de emprender como lo son los fracasos, crisis, frustraciones y sobre, muchos días y noches donde, de verdad, no sabes para donde va la cosa. Así es difícil, sin duda, disfrutar algo. Pero ha sido a través de estos ejercicios duros y reflexiones constantes, Samuel sabrá muy bien las veces que le platicaba mis crisis, que uno va tomando las cosas de diferente forma.

En un libro fascinante altamente recomendado “Todo se puede entrenar” de Toni Nadal, el entrenador y tío del tenista Rafa Nadal, habla acerca de muchos puntos, pero el primero es sobre ilusión.

 

“(La ilusión) es ese impulsor de muchas cosas, lo que nos empuja a trabajar con perseverancia y a no dejar de perseguir los objetivos marcados”.

 

Creo que la ilusión que tenemos en la empresa sobre impactar es algo que nos mueve día con día, buscando proyectos, conociendo personas y concretando alianzas que más allá de darnos un beneficio económico, podamos ver traducido en la multiplicación del impacto que queremos lograr.

Un segundo concepto que habla es sobre la autoexigencia, que, en resumen, habla sobre esta capacidad inherente de cada uno de nosotros de trabajar por nuestros objetivos, teniendo sacrificios, metiéndole todas las ganas del mundo, tropezándonos y a lo que yo agregaría…disfrutar el camino.

El placer de emprender no tiene que ver con los éxitos, les puedo decir claramente que, si bien hemos tenido tanto a nivel empresa como a nivel personal, estos no han sido lo que más nos ha pasado. Tiene que ver, para efectos de este artículo y para mÍ, en los componentes implícitos de la ilusión, los aprendizajes, el ser creativos y la autoexigencia, entendido como ese proceso diario para trabajar en lograr esos objetivos propuestos y disfrutar en cada parte el proceso para lograrlo.

Y fluir…también fluir.

 

Y a ti #changer, ¿qué te hace fluir?

Comparte:

Hacer Comentario