Comparte

Por Alfonso Ricardi – 20 de octubre 2015

Hay jóvenes que parecen no tener rumbo ni un sentido de responsabilidad hacia sí mismos ni hacia su entorno. No tienen ganas de superarse y han perdido la esperanza en su futuro, sus ganas por cambiar parecen no existir.

No obstante, existe un grupo de personas que reconocen esto, y a través de dinámicas vivenciales, juegos y un ambiente de mucha reflexión personal y hacia el entorno, logran crear en jóvenes un sentido de responsabilidad, amor y felicidad que se vea relfejado en ellos mismos y en la sociedad.

SerVers MX, un programa de Grupo Re, es justamente lo que hace. Al mismo tiempo de pensar en un impacto social externo, ellos también se preocupan por el impacto social interno, principalmente en los jóvenes. 

“Nosotros tenemos la creencia que todo es posible si los seres humanos nos hacemos responsables de lo que está sucediendo”, comenta Ofelia Reyes, coordinadora de SerVers MX, “creemos muchísimo en este sentido de responsabilidad, en que todos somos uno, que estamos conectados, que el amor es el pegamento que permite hacer que las cosas funcionen, y que además,  el servicio es amar en acción a los demás”.

Ciudad Júarez, 2010, marca el inicio de esta iniciativa. La ciudad experimentaba tiempos de violencia muy difíciles que hacían que la sociedad se desalineará de sus responsabilidades, y que los jóvenes no se involucraran en mejorar la situación de una ciudad que les pertenece. Al percatarse de esta situación, de una falta de desarrollo en temas de plenitud, inspiración, responsabilidad y conexión con el entorno, es que un grupo de amigos pasan de un simple juego a una realidad, y a una realidad con un impacto social importante.

“Mucho de lo que logró Re en Ciudad Juárez fue ese sentido de responsabilidad de lo que le estaba sucediendo a la ciudad”, platica Ofelia, “y este sentido de que estaba en la ciudadanía y mucho más en los jóvenes, el poder hacer la transformación de lo que estaba ocurriendo en la ciudad”.

A través de este juego que se tornó algo serio, en el que se combinó la pasión con una buena organización, es que SerVers MX ha logrado llegar de 1 a 9 ciudades del país: Ciudad Juárez, Cuernavaca, Guadalajara, León, Puebla, Querétaro, San Luis, Toluca y Veracruz, desarrollando a 182 jóvenes líderes, creadores de cambio positivo, los cuales, como parte de su desarrollo, han impactado a más de 12 mil 200 estudiantes de 70 preparatorias públicas. 

Esto gracias al efecto multiplicador del programa logrado mediante 445 talleres dinámicos enfocados en desarrollar habilidades de vida. 

¿Cómo se logra este impacto?

Para SerVers MX impactar de manera positiva en los jóvenes para que a su vez ellos impacten de manera positiva su entorno es de sus principales obstáculos.

Servers MX

“Mucho del trabajo que nosotros realizamos con los jóvenes es primero comenzar desde adentro, es decir, un proceso del desarrollo del ser que tiene que ver con el prinipcio de ser el cambio que queremos ver”, explica Ofelia.

Para lograr esto el programa tiene dos maneras muy específicas: por una parte los chavos viven actividades vivenciales, que bien pueden ser en equipo o individuales, en las cuales el chavo sale de su zona de comfort y se comienza a descubrir en situaciones que son distintas. Por ejemplo, Ofelia mencionaba que uno de los retos que tienen los chavos al querer ser parte del programa es encontrar a una persona en una situación vulnerable y comer con ella. 

“Ellos van con su comida y se sientan con la persona a intercambiar ese momento, que puede entenderse como darle de comer, pero en realidad tiene que ver  con un momento de compartirse por completo”, comenta.

El objetivo es cuestionarse sobre la vida de la persona y la propia vida del joven para saber qué hacen igual, qué diferente, qué piensa la persona, qué piensa el chavo, todo para propiciar un aprendizaje profundo en la manera en el joven se siente, piensa y actúa.

La segunda forma consiste en poner en práctica aquellos que vivimos. Los jóvenes se convierten en modelos de inspiración para otros jóvenes, y esto lo logran a través de compartir estos procesos individuales o en equipo con otros chavos.

Dentro de SerVers MX se les prepara y asesora para este proceso de ir, exponerse y compartirse ante chavos como lo son ellos.

“Ellos van y se paran a hablar de la responsabilidad, de la filosofía del programa frente a un chavo de una prepa pública”, expone Ofelia, “entonces nosotros desarrollamos  estesentido de no puedo manifestar aquello que no tengo, que muchas veces los chavos regresan a esa parte del ser antes de compartirse”. 

Los chavos que son parte del programa tienen distintas metas en el semestre, tanto individuales, como en equipo, y estas metas tienen el objetivo de que cada chavo viva un estímulo de acuerdo a los siete principios de la filosofía de la organización.

“Cada actividad tiene dentro de si mismo el objetivo de detonar el conocimiento, la práctica e incluso la evaluación de ese principio de vida de cada chavo”, comenta.

Por ejemplo, uno de los principios de vida que se tiene en SerVers MX es el de estar siempre felices, y no el sentido de sonreir todo el tiempo y contar chistas, sino de saber que puede haber un caos y tú estás bien contigo mismo.

Creando nuevos líderes sociales e inversionistas sociales

SerVers MX se enfoca fuertemente en generar nuevos líderes sociales, personas que son capaces de por sí mismos realizar acciones que favorecen a su comunidad.

Por tal razón, dentro del programa hay actividades enfocadas en procesos de mejoras de comunidad, es decir, acercar a los jóvenes a procesos para mejorar su comunidad: donar sangre para niños con cáncer, restaurar pupitres de una escuela pública de un poblado marginado, hacer un mural con un mensaje de paz en una zona violenta. Todas estas actividades los chavos las crean desde cero, algo que se asocia totalmente con este sentido de responsabilidad del programa y que a la vez empodera a los chavos para sentir que lo que hacen es de ellos.

 

¿Por qué son también inversionistas sociales? Por una parte es por el tiempo que invierten, no obstante algo que hace eficiente a SerVers MX es que el programa es autosostenible.

Los chavos que desean entrar al programa pagan una “cuota de inversión social”, una inversión que ellos están haciendo para su desarrollo y también para el servicio que realizan ante su comunidad.

De acuerdo a Ofelia, con esto logran cubrir mucho más de la mitad del costo total del programa, dejando una cuota mínima a inversión del grupo del que son parte.

¿De qué depente del éxito de una iniciativa social?

Como SerVers MX existen otras iniciativas sociales en México y en el mundo que buscan resolver los problemas sociales más apremiantes de la comunidad, ciudad, país o mundo. No obstante, no todos son exitosos, y dentro del ambiente de las iniciativas sociale el éxito tiende a ser algo esporádico.

Para Ofelia, el éxito primero está en empezar por el por qué o para qué, el saber la razón por la cual haces lo que haces o por la cual quieres hacer tal o cual cosa.

“Los cómos se pueden modificar constantemente, y mucho más los qués, pero el para qué debe ser compartido por todos los que estamos involucrados en la iniciativa”, dice Ofelia, “tiene que ser un para qué sólido, con principios y con este elemento constantemente recordado por el hecho de que estamos conectados y que definitivamente todo lo que nosotros hagamos y dejamos de hacer tiene una repercusión social”.

Posterior a esto, Ofelia explica que se deben tener tres etapas constante en este proceso de construcción: creación-innovación, medición y aprendizaje.

Lo primero se refiere a no estancarnos en una idea y forzar a que esta cuadre con lo que queremos hacer,  las iniciativas sociales son cambiantes y por tal razón siempre se estará creando e innovando.

La medición se entiende como estar constantemente al tanto de qué tanto se avanza o no se avanza, de lo que se logra o no se logra.

Para SerVers MX, por ejemplo, la medición es uno de los retos más importantes que tienen, pues el trabajar con el lado humano las mediciones tienden a ser subjetivas.

El tercero y último, el aprendizaje, implica no hacer oídos sordos u ojos ciegos ante las realidades que vemos. Puede que nuestra iniciativa sea muy buena, pero si está completamente alejada de la realidad que queremos atender entonces de nada servirá, y como bien lo menciona Ofelia, que a través de este aprendizaje se modifique lo que se debe modificar.

¿Quieres ser un SerVer?

Checa su Facebook o Twitter.

 

 

Comparte:

Hacer Comentario