Comparte

Por Eder Delgado – 25 de enero 2017 

Hace algunos días estaba haciendo limpia en mi disco duro cuando me encontré algunos artículos que había escrito para otros blogs. Había unos que me seguían gustando y los reviví para traerlos a Medium, pero otros estaban del asco (peores aún si los otros no te gustaron).

Quizá algunos sepan que me burlo un poco de la gente que usa términos como emprendedurismo… Sí, adivinaste. Mis posts antiguos usaban esa palabra.

Darle un repaso a esas cosas me hizo recordar una conversación reciente donde me preguntaron qué opinaba del emprendimiento y respondí que ya era algo demasiado choteado.

Hemos llegado a un punto donde se creó una especie de ansiedad con frases como:

  • Ser emprendedor es ser tu propio jefe.
  • Mientras tú trabajas de 8 a 6, yo tengo juntas en Starbucks y pego post-its por todos lados.
  • Nadie se hizo millonario siendo empleado.
  • Hay que educar a todos para que pongan su propio negocio.
  • Persigue tus sueños + cumple tus metas = Sé el próximo Steve Jobs

Es tanta la presión que se ha generado, que no ha sido posible reducir el desempleo a través del emprendimiento per sé. ¿Por qué?

Porque emprender un negocio desde cero, no es para todos.

Involucra cierto perfil, capacidad de resiliencia, habilidades, conocimientos, experiencias, empuje y varios etcéteras. Sin embargo, se ha puesto al emprendedor en un pedestal hasta el punto de comenzar a satanizar a los denominados “Godínez”, ridiculizándolos con cierto estilo de ropa y luchando por conservar tupperwares.

Este asunto de machacar hasta el hastío el “tener que ser emprendedor para ser exitoso” mientras se trata con mala onda al “Godín” nos lleva, de nuevo, al círculo vicioso de la ansiedad y los espejismos.

Sí creo que los negocios tienen la capacidad de transformar el entorno y ofrecer soluciones donde antes solo habían problemas. PERO, repito, no todos tienen que emprender.

 
What Our 7 Billion World Population Does — Anna Vital

Según datos de Funders and Founders, solo 400 millones de 7 mil millones de personas son emprendedoras.

¿Por qué no cambiamos la narrativa actual y comenzamos a hablar más de los intrapreneurs?

Intrapreneurs o intraemprendedores son personas que tienen las capacidades de aportar soluciones innovadoras, desde dentro de una empresa u organización. Sí, de nuevo podemos decir que no todos van a ser un intrapreneur pero desarrollar esas capacidades va a revitalizar las empresas existentes para hacer grandes cambios.

Aunque un emprendedor puede movilizar cosas importantes con el paso del tiempo, una empresa con trayectoria que hace un cambio, puede hacer un eco sistémico de manera más rápida.

Si quieren conocer una historia de intrepreneurs, la de los post-it es típica y puedes leerla acá.

¿Por qué digo que confío más en un “Godínez” que en un emprendedor? Básicamente por 3 cosas:

1. Es más retador cambiar algo bajo una estructura

Decir “me salí porque ahí no podía hacer lo que quería”, hasta suena fácil. Así te desligas de los obstáculos iniciales, pero puede que te llegues a decepcionar cuando te topes con pared y veas que afuera los obstáculos no solo son difíciles sino que también puede ser más lento sin tener algún respaldo. En cambio, tener que hacer que tu propuesta atraviese por toda una jerarquía mientras vas validando tu idea, es como un entrenamiento militar. Pero lograr hacer una transformación interna es una gran carta a jugar para seguir expandiendo los buenos resultados.

2. Avanzan con discreción y a paso seguro

Como son ideas internas, no los ves en los reflectores. No aparecen en entrevistas o van a eventos diciendo que ganaron premios por X cantidad (que al final es lo que mantiene “su empresa” y no que realmente sea rentable). Si los ves, están cabildeando su propuesta. A diferencia de aquellos que intentaron emprender a toda costa y esa es su experiencia laboral, los intrapreneurs conocen cuáles son los procesos y cómo avanzar en ellos.

3. Generalmente contribuyen a que la empresa mejore sin esperar algo a cambio

Digo generalmente porque puede ser que sí busquen algún ascenso o bono adicional, pero he conocido gente que ha desarrollado programas u optimizado canales de producción/distribución sin ser parte de su trabajo. Lo hacen porque creen que sería mejor, simplemente. Es la posibilidad de hacer más en menos tiempo o de aumentar la felicidad de los demás empleados en el área.

Urge que las empresas y organizaciones aprovechen y le den rienda suelta al potencial de su personal, que los escuchen y evalúen sus vías de comunicación para poder estar atentos a lo que sucede en el día a día de la oficina. Si bien, ser emprendedor es una buena alternativa para combatir la pobreza y la desigualdad, formar parte de un equipo como colaborador es también importante y puede contribuir de igual o mayor forma.

Requerimos de marcas dinámicas, adaptables y humanas, que hagan lo que saben hacer, con un grupo de gente brillante en sus pasillos haciéndola deslumbrar aún más.

Si quieres saber más de intraemprendimiento y cómo aplicarlo a tu empresa u organización, checa The League of Intrapreneurs y The Happy Startup School.

Sigue Eder en Medium y lee más de sus publicaciones aquí.

Comparte:

Hacer Comentario