Comparte

Por Emmanuel Casanova – 20 de abril 2015

Hay historias que valen la pena ser contadas y tú como lector, disfrutas al leerlas. Hoy te quiero compartir un par de ellas que Jesús Aldabi Olvera publicó en Proceso como reportaje especial.

En toda historia, hay uno o más protagonistas. Grandes de la literatura, Günter Grass (alemán) y Juan Rulfo (mexicano) son los protagonistas de esta tarde.

“El fallecido Nobel de Literatura alemán, Günter Grass, tenía un especial aprecio y admiración por Juan Rulfo y su obra”, comenta Jesús. Interesante, ¿no crees? Si quieres leer un libro de Günter, El tambor de hojalata puede ser una de tus opciones.

Jesús platica de que existen anécdotas de los diversos “mano a mano” que tuvieron estos dos autores. ¿Quieres saber cuál es el más destacado?

“Una crónica que aparece en el libro Juan Rulfo: Otras Miradas, (…), da cuenta de la lectura conjunta “memorable por su intensidad” que los dos novelistas hicieron de manera alternada en alemán y castellano”, explica Jesús. Los cuentos que leyeron fueron: Luvina, Diles que no me maten y No oyes ladrar los perros, además de tres cuento de El llano en llamas.

El lugar, la Biblioteca del Estado. En ese entonces, Rulfo tenía 54 años y de acuerdo con Jesús, “leyó de manera seca y con facetas de humor”. Por el otro lado, Grass contaba con 45 años y “leyó con dicción emocionada y con más resonancia trágica”.

Te transporto al punto cúspide de esta anécdota. Jesús explica que este clímax “fue la lectura del escritor alemán de No oyes ladrar los perros, que cortó el aliento a los asistentes”. ¡Cortó el aliento de los asistentes! En un futuro, espero poder dar una conferencia en la cual pueda ‘cortar el aliento de los asistentes’.

Veamos otra anécdota en la cual Rulfo y Grass entablan una conversación:

Grass: Por usted, aprendería español, para poder leerlo en su original.

Rulfo: Bueno, y por qué no aprende mexicano, ya que está.

Este diálogo se dio después de que Rulfo pidió prestadas las antiparras de Gras para leer un discurso. Grandes personajes, que hasta de sus diálogos se habla en los periódicos.

#Changer, ¿cada cuánto enriqueces tu día con este tipo de anécdotas? Te invito a que leas este reportaje especial por Jesús y conozcas una anécdota más sobre los protagonistas de esta tarde.

No lo olvides, anécdotas y experiencias de otras personas te pueden ayudar a que tu día a día sea mejor. Además, ya tendrás algo de qué hablar en la comida con tus amigos(as).

 

Comparte:

Hacer Comentario