Comparte

por César Cossío – 21 de febrero 2017

Complicadísimo de hacer, y a su vez, quizás es uno de los anhelos recientes más grandes que ha tenido el sector empresarial, el de cómo apoyar y crear empresas que además de generar dividendos, también contribuyan de manera significativa a crear valor social o ambiental.

La historia para conseguir esto no es sencilla. El último reporte del Banco Interamericano para el Desarrollo (BID) en 2015 marcaba que en Latinoamérica existen 405 millones de personas que se encuentran en la base de la pirámide, una población que cuenta con menos de 10 dólares diarios.

Un gran mercado que tiene como valor 759 billones de dólares.

La inversión de impacto no solo, aunque si en su mayoría, llegaría a este mercado, pero si nos sirve como base para exponer un poco el valor que representa.

Aunque el verdadero tema es que invertir aquí no solo es llegar a un mercado con ese valor, es ofrecer innovaciones o intervenciones que no solo generen valor para las organizaciones, sino que ayuden a impactar en generar riqueza, bienestar y crecimiento en regiones que con el tiempo se han vuelto menos beneficiadas y que se han rezagado en las sociedades del día de hoy.

La pregunta presente en el título es extremadamente compleja y este artículo no la podría resolver en su totalidad.

Sin embargo, el propósito de éste es detallar la narrativa de cómo los actores del ecosistema están poco a poco aprendiendo de las experiencias que involucran llegar a este sector, a cómo desarrollar las ideas que puedan impactar de la mejor manera, y cómo los inversionistas aprenden a encontrar los elementos con que las organizaciones y emprendedores deben contar con para poder tener proyectos que valga la pena apostarles.

Así como en México, y probablemente en muchas partes de Latinoamérica, se habla sobre un ecosistema de emprendimiento, también existe un ecosistema de inversión de impacto.

Éste está principalmente integrado por cinco actores: los inversionistas, emprendedores, fundaciones, aceleradoras y en menor medida, academia, gobierno y medios.

Lo podríamos denominar como un ecosistema creciente, que cada año se encuentra realizando acciones que de alguna forma impacten en él y que poco a poco afianzan y ayudan a escalar el impacto.

Asimismo, cada año existe un evento el cual nos ayuda a determinar cómo está el termómetro del ecosistema.

Let’s meet up era el lema de este año para el Foro Latinoamericano de Inversión de Impacto (FLII) y después de haber vivido dos días intensos entre conferencias, paneles, talleres y mucho café, de verdad representa también una conclusión interesante sobre hacía donde debe ir el ecosistema para que haya más inversión.

Panel en el escenario del FLII

Panel en el escenario del FLII

Por cierto, se me olvido decir que la cerveza y el mezcal también son parte de la ecuación de este evento.

New Ventures lleva ya siete años realizándolo, creciéndolo y se nota.

Si bien ellos enfatizaban que no hacen eventos, la experiencia los ha llevado a realizar uno bastante bueno, y para un novato que apenas va a su primer FLII, le sirve para saber cómo es el ecosistema.

Habitado por personas que se conocen, que han convivido antes, que se abrazan y platican las experiencias y las historias que los acompañan a vivir ahí, pero también un ecosistema que se sigue encontrando, al que llegan nuevos actores, los cuales brindan nuevas ideas y que exponen tendencias o retos que se aproximan.

No por nada el networking es un obligado y a la vez un arte en este evento. Si bien el ecosistema es gentil, para los nuevos actores empezar a repartir tarjetas, platicar proyectos y dejar espacio para futuras conversaciones es un tema en el que se debe hacer experto.

Como miembros de este ecosistema, cada actor tiene un rol que cumplir y que lo ayuda a crecer.

Exponiendo los puntos de cada uno representa una primera manera para entenderse más uno al otro y de ahí empezar a trabajar para estar más conectados y armónicos entre sí.

De este lado, los inversionistas… 

Sin duda había un elefante en este foro, escondido pero que de repente se asomaba.

A diferencia de otros FLIIs éste traía de trasfondo una situación que, por lo menos en México, promete afectar en los próximos cuatro años el desarrollo económico del país; el efecto Trump.

Las noticias y especialistas pronostican que la inversión bajará debido a esto y, por lo tanto, uno supondría que para la inversión de impacto éste también sería el caso.

Sin embargo, a lo que se escuchó en este foro, hay confianza de que el ecosistema seguirá creciendo a pesar de esto.

La palabra crisis no se hizo presente de manera directa más que en un panel cuyo título lo tenía y el mensaje fue claro, serán tiempos de crisis sí, pero estos también traen ventanas de oportunidad.

Este foro también sirve como base para exponer los elementos a los que se enfrentan los fondos y las personas que los manejan cada año y que influyen en si invierten o no en un determinado proyecto.

Volviendo a la pregunta del título, podemos retomar cuatro conclusiones importantes del FLII:

  1. El desafío más grande quizás no es de inversión, sino de contar con emprendimientos que realmente impacten

Comentado por Randall Kempner, de ANDE, en el cual hacía un recuento de cómo la inversión al emprendimiento en el mundo ha estado creciendo constantemente, pero a su vez la de impacto sigue representando una porción pequeña y más si consideramos cuanta de esa va a LATAM.

Randall a partir de aquí argumentaba que el hecho de que la inversión de impacto en LATAM quizás no crece porque no se desarrollan los emprendimientos adecuados y que sean atractivos para los fondos invertir.

Esto a diferencia de lo que pasa exponencialmente en África o India, donde la comunicación de proyectos es notoria y el aumento de inversión también.

FLII 2017

Randall Kampner en el FLII

  1. El verdadero impacto viene de la escalabilidad de los proyectos

En el panel “Venture Capital vs Inversión de Impacto”, Fabrice Serfati, de IGNIA, comentaba que, si bien cada fondo tenía diferentes directrices o tesis a la hora de invertir, podían llegar a un consenso en que el impacto se daba con una correcta proyección de dónde, el proyecto a invertir, iba a escalar, y que a partir de ahí los retornos de impacto y de inversión lo hacían atractivo.

Mensaje claro: que sea rentable y que tenga externabilidad.

  1. El crowdfunding es otro elemento para escalar proyectos de impacto

Vicente Fenoll, de Kubo financiero, que también se encontraba en el mismo panel, comentaba que el crowdfunding tiene la particularidad de traer inversión de otro sector de la población, y que se presenta como una propuesta viable y sólida a la hora de querer capturar fondos.

Esto es gracias a que permite pedir un capital menor y a su vez en proyectos que en su escala no sea tan alta o rentable como la que piden los fondos de inversión.

Esto se verá cada vez más en la región, incluso ya con empresas que se especializan no solo en proyectos tradicionales, sino fundaciones, proyectos solares y sustentables, entre otros.

  1. Tendremos muchos problemas en LATAM, pero a diferencia de otros países, tenemos la ventaja que estamos en paz entre nosotros

Una conferencia diferente. Sebastian Welisiejko, de Global Steering Group for Social Impact, pasó sus primeros ocho minutos de su conferencia platicando sobre el conflicto en Palestina e Israel para finalizar con una conclusión tajante en LATAM.

Alrededor del mundo las regiones pasan por conflictos que crean tensiones entre ellos a la hora de su desarrollo, entre otros mencionó el comentado de Palestina, pero también ejemplificó con EUA y Europa.

Sin embargo, LATAM es bastante pacífica entre sí, y eso se debería aprovechar para el desarrollo de la región que, aunque sean países distintos, cuenta con muchas similitudes en cultura, lenguaje y valores. Todas estas fortalezas para el crecimiento.

FLII 3

Sebastian Welisiejko en el FLII

Breves reflexiones de un evento masivo y lleno de información que, si bien no nos puede terminar de dar un panorama sobre como crecer la inversión, si representan ideas sobre cómo hacerlo.

También una respuesta incompleta a la pregunta que se planteó, así que, en la siguiente entrega de este artículo veremos cómo los emprendedores y demás actores también contribuyen al crecimiento de la inversión de impacto.

¿Qué opinas #changer? ¿Cómo crees que podamos crecer la inversión?

Comparte:

Hacer Comentario