Comparte

por César Cossío – 1 de marzo 2018

Armando Estrada, director general de Vía Educación, habla mucho sobre el tema de coincidencia a la hora de detallar los inicios de Vía Educación. En aquel no tan lejano 2004, él se encontraba estudiando una maestría en educación en Harvard, fue ahí donde comenzó a gestionarse un proyecto con sus otros dos co-fundadores, Marialy y Emmanuel, quienes ya se conocían desde la universidad y estuvieron involucrados en proyectos estudiantiles y sociales.

A ellos no les gustaba como estaba sucediendo la educación; ésta no era de calidad y no era capaz de formar al individuo para ser un ciudadano.

El tema de la ciudadanía era central en esta idea, ya que ellos no veían cómo la educación que se impartía podía formar mejores ciudadanos. “Es como pintar una pared con una brocha prácticamente sin pintura. Sí, el arte de pintar si lo estoy haciendo, de arriba para abajo, con todo y dolor…pero la pintura no está dejando ningún pigmento, ninguna mancha sobre esa superficie que yo quiero pintar”, explica Armando.

Crédito de foto: Vía Educación

Crédito de foto: Vía Educación

Institucionalización y buscando un modelo de sostenibilidad

A partir de todos estos conocimientos adquiridos en la maestría empezaron los primeros pasos en lo que sería el modelo de Vía Educación.

Aprender a participar, participando’, fue la metodología que quedó, la cual fomentaba la formación ciudadana. Después de las primeras implementaciones en 2005 en Nuevo León y Oaxaca, ésta arrojó resultados que demostraban que estadísticamente era una metodología que funcionaba.

De ahí, fueron empezando a agarrar más proyectos para capacitar a maestros, pero también se dieron cuenta que aplicaba para otros grupos, por ejemplo, con empleados de empresas, grupos de juventud, entre otros. Cada uno de ellos abordando al crecimiento de la organización.

Continuó el tiempo y para 2007, ya se habían constituido como una Asociación Civil (A.C.). Sin embargo, aun teniendo la posibilidad de recibir donaciones su modelo de ingresos difiere a ser totalmente dependientes de estos.

Para ellos, el 90% de los ingresos vienen de proyectos específicos y solo el 10% en temas de donaciones. Esto mucho tiene que ver con el método con el cual se construyen los proyectos. Se impulsa un tema de corresponsabilidad, en donde sector privado también se hace partícipe de estas labores de ciudadanía y aporta a los programas de Vía Educación. En sus palabras, la organización se describe como lo más cercano a una empresa social, pero siendo A.C.

Mejores ciudadanos

Siendo la ciudadanía uno de los temas principales de Vía Educación, es bien importante definir, ¿qué es un ciudadano? Para ellos, dos características principales emergen: participación activa, en la cual la persona es consciente de su entorno, sabe de las problemáticas de otros, no espera que el cambio venga de afuera, es alguien que sabe ponerse de acuerdo para alcanzar cosas en común, tiene un nivel de conciencia crítica y sabe accionar. El otro es convivencia, el que una persona sepa tratar a otros, ser tolerante, solidario, resolver conflictos con alguien más, respetuoso de las normas.

“Decíamos, si tiene esas dos características (participación activa y convivencia), éste es otro país en corto tiempo. Estos son los dos pilares para construir todo lo demás”, explica Armando.

Armando Estrada

Armando Estrada

Creciendo en el tiempo y con los demás

El periodo de crecimiento de Vía Educación fue constante en sus primeros años, con implementaciones y tomando nuevos proyectos. De ahí, la postura es clara sobre cómo es que la expansión se ha dado; ésta ha sido por la posición que ha tomado la organización en proyectos con aliados y otras organizaciones.

“Hubo un crecimiento grande en la influencia de los proyectos que teníamos, por ejemplo, nos volvimos un actor importante en redes y alianzas que estaban sucediendo en Nuevo León, México. Por ejemplo, en Red Sumarse, una iniciativa de 25 empresas, una iniciativa de Responsabilidad Social Corporativa, nosotros tenemos la fortuna de ser su aliado operativo…ha sido una oportunidad muy grande de estar vinculado a este tipo de grupos”, comenta Armando.

También, este crecimiento ha estado vinculado con el crecimiento del equipo y de las redes de impacto, “hace un par de años (2014) de ser un equipo de 15 personas pasamos a ser un equipo de 86”, explica.

Este tema de influencia va ligado a las redes que han podido formar en otros estados fuera de Nuevo León, donde además de contar con equipos de Vía Educación, hay otros aliados que operan en base a la metodología de la organización.

Aunado a esto, se encuentra el apoyo que han encontrado en Ashoka, un aliado que les ha abierto puertas y ligado a un ecosistema generoso y del cual es posible aprender.

“(Ashoka) nos ha permitido compararnos de una manera muy sana con otros actores que son como nuestros héroes, por su impacto. La capacidad de identificar a estos actores y el formar parte de esa red nos permite estar cerca de ellos y decir, ‘ah mira este es el estándar de la industria’, y nos hace caminar en esa dirección, con más confianza”, platica.

Aun siendo una organización con más de 10 años operando, Armando es puntual cuando se habla de la “consolidación” de Vía Educación. Este proceso todavía sigue hoy en día, ya que siguen documentando lo que han aprendido, incluso de las crisis, para de ahí poder llegar a más personas.

Visibilizar el poder la ciudadanía

En su descripción corporativa ellos mencionan que ‘forman a ciudadanos, mediante estrategias educativas, con los conocimientos y habilidades necesarias para mejorar su calidad de vida’. Lograr este cambio de paradigma en educación y ciudadanía ha sido un reto que ha estado con ellos todo este tiempo y al cual le dedican mucho esfuerzo.

“La mayor cantidad de tiempo la hemos dedicado en visibilizar la importancia de tener buenos ciudadanos. La importancia de decir, necesitamos ciudadanos de estas características y no dar por sentado, que la educación (hoy) lo va a generar de forma automática…tenemos que sembrar la idea de la necesidad de tener mejores ciudadanos mexicanos…esos que nos van a dar ciertos estándares de paz, seguridad, de trabajo, oportunidades, de desarrollo y progreso”, concluye.

Crédito de foto: Vía Educación

Crédito de foto: Vía Educación

Éxito y futuro impacto 

Armando habla orgullosamente sobre el éxito que ha conseguido Vía Educación en este tiempo. Para él, el éxito está en un equipo altamente comprometido y motivado, en busca de nuevos retos y con un propósito muy claro.

Además, que la conversación sobre la ciudadanía sea cada vez más un tema ente las personas, es también un sinónimo del éxito que está teniendo la contribución de Vía Educación.

“No es solo por Vía Educación (el tema de la ciudadanía), pero estamos en ese movimiento y ese movimiento está dando resultado…y eso porque, cada vez nos llegan más proyectos con esas características”, comenta Armando.

Estos éxitos también van de la mano con el impacto que está generando la organización en la sociedad. En su último reporte, publican que en 2016 tuvieron a 25,033 beneficiarios directos más otros 61,048 indirectos. Mientras que, a lo largo de sus 12 años, han beneficiado directamente a 66,395 personas.

Además, su evaluación de impacto la realizan de dos formas: la primera, formativa, y hecha internamente por el equipo de Vía Educación, es sobre la evaluación de procesos y sobre el cumplimiento de su teoría de cambio; la segunda, experimental, y hecha por un externo, es sobre medir científicamente, el cambio, por ejemplo, de las capacidades ciudadanas de las personas.

Armando nos comenta que es un tema que siguen refinando con el tiempo, “el aspecto cuantitativo en temas sociales siempre es un reto”.

Crédito de foto: Vía Educación

Crédito de foto: Vía Educación

Mejores experiencias

Al preguntar cuál ha sido la mejor experiencia emerge una respuesta que habla sobre la pasión y dedicación sobre la organización, “todos los días pasa algo distinto…pero, sobre todo, (la mejor experiencia) es ser testigo del acto esperanzador que es una educación de calidad. Todos los días ser testigo de que cuando una educación es valiosa es una nueva esperanza de vida para una persona”, platica Armando.

Esto va aunado a sus planes, donde además de estar ya en varios estados de la República van a abrir una oficina en Colombia e implementar la metodología en las escuelas de Estados Unidos.

Emprendimiento social

Al hablar del emprendimiento social, dos elementos están presentes; el primero es ser humilde y hacer equipo, esto en la búsqueda de soluciones sistémicas, algo que él cree es lo que se necesita en el mundo.

El segundo punto, una postura clara sobre la motivación y deseo de cada uno, “a veces se tiene esta noción de que hay muchas cosas que ya se están haciendo, que alguien más lo haciendo, a veces el reto de las cosas es darse cuenta de que uno lo puede hacer también…cada uno tiene una combinación única de cosas, experiencias, razonamientos…por eso, nadie podría hacerlo como tú”, concluye Armando.

Artículo creado en colaboración con: Ashoka México y Centroamérica 

logo-vector-ashoka

Comparte:

Hacer Comentario