Comparte

Por Samuel Casanova – 15 de diciembre 2016 

simplechange le debe su nacimiento a Mario Kart.

La primera vez que conté esta historia fue en una noche de pitcheo en Monterrey, y aunque estaba nervioso por contar dicha historia, mi objetivo era que mi audiencia me conociera y me recordara.

¿Funcionó?

Unas semanas después, en un taller que tuve la oportunidad de dar, me presenté e instantáneamente una persona me reconoció por la historia con Mario Kart.

Había cumplido mi objetivo (por lo menos con una persona).

¿Qué historia necesito?

Dentro de nuestros talleres de storytelling algo en lo que siempre nos enfocamos es en la importancia de saber tu objetivo. Ser capaces de responder, ¿para qué necesito una historia?

Cada historia que tenemos, o que tiene nuestra organización, nos ayuda a cumplir un cierto objetivo, interno o externo.

Stephen Denning, en su publicación “Telling Tales” del Harvard Business Review, hace alusión a esto afirmando que hay que tener cuidado de las historias positivas o las historias súper desarrolladas, porque puede que no nos vayan a servir siempre.

Cuando tu objetivo (y audiencia) cambia, también las historias cambian.

Para ejemplificar esto, Denning realiza una tabla con diferentes objetivos y las historias que corresponden a cada objetivo.

Si tu objetivo es: Necesitarás una historia que…Al contarla necesitarás…Tu historia inspirará respuestas como…
Detonar acciónDescriba un cambio exitoso implementado en el pasado, pero que permita a la audiencia imaginar cómo funcionaría en su situación.Evitar ahondar en detalles que puedan llevar a la audiencia a distraerse de su reto. “Imagina que…”

“Qué pasaría si…”

Comunicar quién eres Provea drama y que revele alguna fortaleza o vulnerabilidad de tu pasado. Incluir detalles significativos, pero también asegurarte que la audiencia tenga el tiempo e inclinación por escuchar tu historia. “No sabía eso de ti” 

“Ahora sé que lo motiva” 

Transmitir valores Que la audiencia pueda sentir como suya y que inicie la discusión alrededor del valor que se busca transmitir. Usar personajes y situaciones creíbles (aunque pueden ser hipotéticos), y no olvides que la historia debe ser consistente con tus propias acciones. “¡Es cierto!”

“¿Por qué no hacemos eso todo el tiempo?”

Promover colaboraciónRecuerde una situación que la audiencia también haya experimentado y que los estimule a compartir sus historias sobre el tema.Tener una agenda adecuada para no aplastar las historias de la audiencia y contar con un plan de acción para aprovechar el momentum de estas historias.“Recuerdo la vez que yo…”

“Oye, yo tengo una historia como esa”

Disipar rumoresRecalcar, usualmente mediante humor, algún aspecto del rumor que revele que es incierto o improbable.Evita la tentación de ser mal intencionado y asegura que el rumor es falso.“¡Nunca lo pensé así!”

“¡No jueges!”

Compartir conocimiento Se enfoque en errores cometidos y muestra con detalle como fueron solucionados y por qué la solución funcionó. Solicitar alternativas y (mejores) soluciones. “¡Mejor ponemos más atención de ahora en adelante!”
 Guiando a las personas al futuro Evocar el futuro que quieres crear sin proveer detalles excesivos que puedan resultar erróneos. Estar seguro de tus habilidades como storyteller (de otro modo, utiliza una historia en que el pasado sirve como plataforma para el futuro). “¿Cuándo comenzamos?”

“¡Hagámoslo!”

Denning, S. (2009). Telling Tales. Harvard Business Review.

Siguiendo este mismo modelo decidí agregar algunos conceptos a la tabla de Deming, basados en el modelo de storytelling de Ashoka Changemakers para emprendedores sociales.

Si tu objetivo es: Necesitarás una historia que…Al contarla necesitarás…Tu historia inspirará respuestas como…
Conseguir inversión Hable del impacto de tu solución, desarrolle de forma corta un caso de éxito y muestre a los inversionistas que el retorno sobre la inversión es posible. Mencionar métricas de impacto, cómo se llegaron a ellas y cómo se utilizará la inversión para escalar el impacto. “¡Le entro!”

“Te quiero apoyar”

Comunicar tu iniciativa Enfoque en las dificultades (drama), en cómo generaste empatía con el problema, cómo lo descubriste, y cómo transformaste tu idea en realidad. Transmitir emoción y sorpresa,  dar detalles reales (no hipotéticos) de la situación que se vivió, de los obstáculos enfrentados.  “No puedo creer que haya pasado eso” 

“¡Quiero saber más!” 

Explicar tu soluciónExplique lo que hace innovadora tu solución y cómo es implementada. Ser claro en el proceso y método de tu solución de forma que tu audiencia pueda aprender de ésta. No ahondar en situaciones de personas. “Nunca lo hubiera pensado así.”

“Nunca había escuchado eso.”

Invitar al cambio social Demuestre cómo tu solución es parte de algo más grande.Explicar el panorama del sector de impacto social y describir cómo puede crear tendencia en este ecosistema. “¿Qué nos está deteniendo?”

 

¿Agregarías algo, #changer? 

 

 

 

 

Comparte:

Hacer Comentario